A mi bola

Karanka no es dueño de sí mismo

Aprovechando las vacaciones y la vuelta a casa por Navidad, Aitor Karanka recibió este jueves en Vitoria la Insignia de Oro que le ha concedido el Comité Alavés de Entrenadores por la celebración de sus 25 años de existencia. Más allá del paisanaje y de que Aitor se ha convertido en un personaje mediático, desconozco el criterio del citado comité para condecorar al segundo entrenador del Real Madrid, aunque me da que la razón tiene que ver más por tratarse del ayudante de Mourinho que por ser Karanka.

De hecho, resulta imposible hablar de Karanka sin relacionarle con Mourinho. Tanto, que hasta el propio Aitor es incapaz de hablar sobre su labor de segundo entrenador sin justificarse de que él la haya reducido, al menos públicamente, a ser el vocero de Mourinho. Esto fue lo que le sucedió al vitoriano durante la I Jornada de formación continua de la Licencia UEFA organizada por la Federación Española de Fútbol en Las Rozas. Karanka participó en una charla en la que tenía que hablar sobre las funciones del segundo entrenador y, ante la sorpresa de los presentes, dedicó su intervención a reconocer su sometimiento a Mourinho.

Como era de esperar, la presencia de Karanka en Vitoria fue aprovechada para cuestionarle por la actualidad del Real Madrid y, más en concreto, por las últimas decisiones tomadas por su jefe. Así, preguntado por el futuro del portugués, Aitor dijo que "el día que haya que tomar una decisión tanto el club como él mirarán por una solución". ¿Una solución? Pues sí, sin decir aparentemente nada, Karanka esta vez dijo mucho. Mientras a Florentino Pérez le gustaría que fuera Mourinho quien se marchara a final de temporada, el técnico pretende que sea el presidente quien le invite a hacerlo. De ahí lo de buscar "una solución", que dijo Karanka.

Sobre la decisión de relegar a Casillas a la suplencia en La Rosaleda, el fiel escudero de Mou explicó que se trató de una decisión "hablada" por todo el cuerpo técnico  y la justificó con un argumento tan simple como que "ningún entrenador pone a once jugadores para no ganar un partido". Por supuesto, Karanka no quiso entrar a valorar las declaraciones realizadas por Pepe en Portugal en las que habla de una persecución a los portugueses. Corría el riesgo de equivocarse y era mejor así. Lo quiera o no, Karanka no es dueño de sus palabras ni de sus actos. Hace tiempo que dejó de pensar y de hablar por él. En realidad no es dueño ni de sí mismo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba