A mi bola

Del Bosque tiene madera de político

Pocas personas inspiran tanta admiración y respeto en la gente como Vicente del Bosque. Más allá de los títulos logrados al frente del Real Madrid y de la selección, el técnico salmantino representa todo aquello que más echa en falta la sociedad española en estos tiempos de crisis. Una crisis de valores que ha desencadenado una crisis económica.

Mano izquierda para fomentar la concordia, talante para mantener la compostura aun en los momentos más complicados, humildad para permanecer en un segundo plano, transparencia en una gestión basada en la sensatez y capacidad para explotar las virtudes de quienes le rodean a sabiendas de que el primer beneficiado es él. Todas estas virtudes y habilidades las emplea Vicente en su faceta de seleccionador, aunque no les vendrían mal a la inmensa mayoría de nuestros políticos.    

No es de extrañar por ello que los deseos de Del Bosque para 2013 sean más propios de un presidente del Gobierno. "Que haya una buena convivencia entre todos los pueblos de España, con respeto y lealtad. Que seamos solidarios, tolerantes y comprensivos. Que los que lo pasan peor, los parados, encuentren empleo, que no se den pasos atrás con los más vulnerables, con los mayores y con los discapacitados, y que todos arrimemos el hombro para ayudar a los demás, especialmente a los jóvenes".

Un colega portugués aseguraba hace unos días sobre Mourinho que si el técnico del Real Madrid se presentara a las elecciones a la presidencia de la República de Portugal, "ganaría seguro". Yo no me atrevería a decir tanto de Del Bosque en España, aunque lo que sí tengo claro, y a los hechos me remito, es que mientras Mourinho es un experto en dividir -conmigo o contra mí-, lo que mejor se le da a Vicente es unir. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba