A mi bola

El Athletic de Bielsa, al carajo

La pelea de Bielsa con el encargado de obras de Lezama y su autodenuncia ante la Ertzaintza. El cruce de comunicados con el club tras las graves acusaciones del argentino a la empresa responsable y el consiguiente distanciamiento de relaciones presidente-entrenador. El aviso de Fernando Llorente a Urrutia de que le traspasara porque no iba a renovar, noticia primero desmentida y luego utilizada en contra del jugador. La marcha de Javi Martínez al Bayern, previo pago de su cláusula y con el sainete de la valla de Lezama. La lesión de Ander Herrera, quien, pese a ella, disputó los Juegos.

Y hay más. La filtración de la charla de El Loco a sus jugadores tras la final de Copa. Los reiterados silbidos de San Mamés a Llorente, además de sus suplencias. La decisión del club de no gastarse en fichajes ni un euro de los 40 millones ingresados por Javi Martínez. Las largas de Amorebieta para no renovar y poder marcharse libre. El autoengaño de decir que el Athletic tiene mejor plantilla que la temporada pasada. El presunto acuerdo con Valverde para la próxima temporada que surge cuando el Txingurri firma por el Valencia hasta el 30 de junio…

Empezó mal la temporada para el Athletic y sin que haya terminado el año ya está fuera de las dos competiciones en las que la campaña pasada alcanzó la final.  Eliminado en la primera fase de la Liga Europa a falta de dos partidos y de la Copa del Rey en dieciseisavos de final por el Eibar, un equipo que compite con su filial en Segunda B. En Liga, como ya sucediera la temporada pasada, la marcha es irregular y los resultados, mediocres. No hay más ciego que el que no quiere ver, aunque en Ibaigane más de uno lo veía venir. A Urrutia le viene grande el cargo, sobre todo si el entrenador eclipsa su autoridad.

Marcelo Bielsa no renovó su contrato con el Athletic convencido sino por agradecimiento a una afición entregada a su causa tras devolverle la ilusión de disputar dos finales el mismo año, y eso que ambas las perdió con estrépito. Los jugadores terminaron fundidos la temporada y, por más que lo nieguen públicamente, la mayoría estaban en contra de que El Loco siguiera. Pero siguió. Urrutia, que apenas se atreve a dirigirle la palabra, le ha dejado hacer y deshacer. No en los fichajes, pues Aduriz –y en buena hora- e Isma López no los pidió Bielsa.  El caso Llorente era y es un tema personal que ha contaminado el vestuario aún más de lo que estaba y solo el buen rendimiento de Aduriz ha evitado que la ausencia del riojano se note aún más. Aunque para agujero el que ha dejado Javi Martínez. Ni con San José, la burra y el buey. 

Esta es la cruda realidad del conjunto bilbaíno, por más que a su entorno le haya costado tanto reconocerlo. De desmentido en desmentido hasta la evidencia final. Flaco favor hacen así al club por el que deberían velar y no sólo forofear. El proyecto de Bielsa se ha ido al carajo y lo peor es que con él está arrastrando al Athletic.

P.D. Podíamos hablar también del central francés Laporte y la filosofía de chicle del Athletic, pero ese asunto merece un artículo a parte.  Solo una pregunta: si todos sus jugadores no son vascos ni todos sus jugadores son de su cantera, ¿dónde está la singularidad del Athletic? Con razón Bielsa quería fichar al realista Griezmann...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba