A mi bola

Astiazaran y Roures, los primos de riesgo

Lo más triste, que no lamentable, de la última Junta de presidentes de Primera es que Real Madrid, Barcelona, Levante y Sporting impugnaran un acuerdo aprobado con 13 votos a favor y 7 en contra basándose en un argumento tan insolidario como que con ellos Mediapro sí cumple los compromisos establecidos en el contrato. ¿Y qué pasa con Real Sociedad, Athletic, Espanyol y Zaragoza, los cuatro clubes que no han cobrado lo que se les debe? Pues eso, que les den.

Así se explica que el fútbol español vaya como va. Cada vez menos competitivo y más arruinado. Con cada cual haciendo la guerra por su cuenta, alguna bastante sucia, por cierto. Unos con cañones y otros con tirachinas. Con la LFP ejerciendo de lo que no es: ni Liga ni Profesional e importándole el Fútbol más bien poco, tirando a nada. Con personajes tan siniestros como los que la okupan (sí, con k), lo normal es que fuera lo que debería ser: un lugar de encuentro en el que se velara por los intereses de TODOS sus miembros.

Pero lo más lamentable y revelador de todo lo que pasó en la Junta de presidentes de Primera es que hasta el susodicho de la LFP y expresidente de la Real Sociedad, José Luis Astiazaran, votó en contra el acuerdo mayoritario para tomar medidas contra Mediapro y, en el apartado del Tribunal de la Competencia que quiere revisar los contratos con el operador televisivo, se alineó con las tesis de Madrid y Barcelona para que haga la vista gorda. Sí, en ambos casos, la más perjudicada es la Real, un club que a Asti hace tiempo que dejó de importarle, suponiendo que alguna vez le importara y sólo le interesara.

Después de dejar la Real como la dejó, con más agujeros que los calcetines de golf de Groucho Marx (18), Astiazaran encontró cobijo en la patronal del fútbol gracias a Florentino Pérez. Aún recuerdo cómo se mofaban ambos del otro candidato a la presidencia de la LFP, Patxi Mutiloa, durante una comilona en San Sebastián previa a un Real Sociedad-Real Madrid en Anoeta. ¿Acaso Astiazaran no podía haberse abstenido y guardar al menos las apariencias? ¿Es tanto lo que se debe a Florentino y le debe a Roures como para no defender los intereses de cuatro históricos clubes de la Liga, uno de ellos que él mismo presidió, y votar en su contra?

De Florentino Pérez y Sandro Rosell, siempre por este orden, que nadie se engañe: poco o nada se puede esperar. Van a lo suyo, en este caso haciendo causa común, para seguir convirtiendo la Liga en cosa de dos. El resto de clubes, incluidos su extraños compañeros de viaje en la insolidaria impugnación -Sporting y Levante-, que se busquen la vida.

De momento, con impugnación o sin ella, la LFP decidió que si Mediapro no salda sus deudas con Real, Athletic, Espanyol y Zaragoza no podrá entrar en los estadios. Ahora queda por ver si la amenaza no se queda en eso, una simple amenaza o si llegado el caso se ejecuta. Quién sabe, igual Roures se junta en la puerta de los campos con los compañeros de las radios a las que quiere cobrar, cuando él es el primero que no paga. Él y Astiazaran son los auténticos primos de riesgo de nuestro fútbol. ¡Que alguien nos rescate!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba