A contratiempo

El teatrillo fullero de Artur Mas

Artur Mas es como esos magos rancios y tramposos de las películas de Woody Allen. Nunca abandonan el escenario aunque les calen el truco al kilómetro. Después de tres años de ignorar otra actividad que la de movilizar a gente en la calle, hipnotizada tras el vellocino de oro de un plebisicto apócrifo para la independencia, Artur Mas ha vuelto a hacerlo. Se ha sacado otra liebre de la barretina en forma, esta vez, de elecciones anticipadas.

Oriol Junqueras, que es el espectador bobo que hay en todo patio de butacas, ha aplaudido la jugada con tal de no dejar el sillón, salir de la sala y enfrentarse a la dura realidad. En el teatrillo falsario del soberanismo se está muy confortable, todo pagado con dineros públicos, no hay que esforzarse en la faena, ni madrugar, y tan sólo se exige, de cuando en cuando, amagar algún aplauso y poner cara de patriota.

Otra vez las urnas

Otra vez a las urnas, tres van ya en cinco años, otra vez a montarse en el tiovivo que no conduce a ninguna parte, otra vez a los mítines, las concentraciones, las manifestaciones, el fervor patrio, la exaltación de la estelada, la jerigonza identitaria. Peor sería trabajar. Una deuda de cuarenta mil millones, más de 700.000 desempleados, sin dinero para las nóminas, los hospitales ni las farmacias (“eso es por el expolio de Madrit”)... pero, eso sí, ni un minuto dedicado a la gestión del día a día, a generar riqueza, a crear puestos de trabajo.

Artur Mas, el funambulista, la ha vuelto a hacer, con el aplauso de todos sus medios de comunicación adictos y en nómina, que en Cataluña son fatigosa mayoría, y con la mirada escéptica de la Moncloa. "Tapa su inoperancia convocando elecciones", ha declarado la vicepresidenta, en lo que piensa bofetón y no pasa de pellizquito de monja. ERC le cubre el flanco de los presupuestos y el de la vergüenza. Ya ha votado en contra de que el president acuda a la comisión parlamentaria sobre las tropelías de lo Pujol. Certero por una vez, el fiscal jubilado Villarejo, libre ya de la tontuna verborreica de Podemos, ha declarado que "el poder judicial es complaciente con la corrupción". Con la de la familia del expresident, ya lo estamos viendo. Bárcenas en la cárcel por riesgo de fuga y Pujol Ferrusola, bien suelto y paseando alegremente millones de euros por los paraísos fiscales del planeta. Undécimo mandamiento de nuestra Justicia: no pedir nunca a los pujoles medidas cautelares. No se vayan a ofender.

Un plan de independencia

Junqueras, que no ha tragado con lo de elecciones con lista única, siglas únicas y caudillo único, o sea, Mas, ha pergeñado con los profesores chiflados de Convergencia una plan de transición hacia la independencia que se pondrá en marcha después de los comicios del 27 de septiembre. No olvida un detalle, ni la Seguridad Social catalana, ni la Hacienda catalana, ni el Ministerio de Exteriores catalán. También está prevista la creación de un negociado especial para organizar el traspaso de las herramientas del Estado, es decir, infraestructuras energéticas, asistenciales, de transporte y otras... Y por supuesto, las urnas, esto es, la celebración de un referéndum, el colofón final para proclamar la independencia. Y mientras tanto, Artur Mas seguirá encaramado en el proscenio del teatrillo, dando vueltas a los platillos mientras organiza, para que no se aburra la platea con esta función que ya apesta por sabida, un programa sistemático de 'actos de soberanía'. Así los llaman. O sea, decenas de miles de familias con la bandera de la estrellita entonando L'estaca por las calles de Cataluña. Las romerías de Els Segadors de nuevo en danza.

Piensan en Moncloa que esta historieta no llegará a nada. Lo mismo decían del referéndum y haberlo, lo hubo. Pero Artur Mas sigue en su teatrillo chanchullero, ejerciendo de funambulista ante una sociedad partida por el eje. La mitad babea con la función y la otra mitad está en la calle, ajena a la impostura y señalada con el estigma de 'malos catalanes'.

Y así hasta el 28 de septiembre por la mañana, cuando el ilusionista fullero y su monaguillo pasmado procederán al "anuncio e inicio del proceso hacia la proclamación del Estado y la república catalana", dice el documento elaborado por Mas y Junqueras. Es decir, que antes de salir al balcón de la Generalitat, se elaborará un bando para anunciar lo que se anunciará. Y vuelta a empezar. De nuevo, otro periodo con más ruedas de prensa, más mítines, más movilizaciones y, claro, más urnas. Porque esta historia desemboca, dicen, en un referéndum que dará las bendiciones a la proclamación unilateral de la independencia. ¿Y luego? Pues más cánticos, más mítines y, otra vez más urnas. Unas elecciones para elegir el primer Gobierno de la nueva república. ¿Y luego?... Adivinen. Quizás a todo esto algo tenga que decir el Gobierno de Madrid.

EL VARÓMETRO. Benedicto XVI, teólogo y metafísico, no tenía tanto 'share'. Se entiende que el Vaticano haya optado por un Gran Hermano argentino y algo versero. // Qué gran pieza la de Hermann Tertsch sobre ‘La resbaladiza senda de la ofensa’ en ABC. // Encorsetado vídeo electoral de la cúpula del PP. Siesa escena del sofá. Tanta fluidez oxidada. /// Resumen de la infamia: Bolinaga ha sido del De Juan Chaos del PP. El de Rubalcaba, eso sí, sigue vivo. Y fugado // El teniente general Ricardo Álvarez Espejo, máxima autoridad militar en Cataluña, debería explicar qué hacía en el 'contubernio' soberanista del pub "Kitty's".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba