A contratiempo

Los tres ministros estorbo de Rajoy

Hay varias clases de ministros. Los que aportan, los que nada pintan y los ministros estorbo. Éstos últimos son los que llegaron a la poltrona por recónditas razones y no hay forma de quitárselos de encima. Ponen cara de 'yo no he sido' y no hay forma de sacárselos de encima.

En el actual gobierno hay notorios ejemplos de todos ellos. Entre los que aportan, es decir, los eficaces, los que trabajan, los que se ganan el sueldo, están, naturalmente, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, más las imprescindibles Pastor, Báñez y García Tejerina (la gran revelación y no sólo por sus hombros). Incluso cabe incluir en éste grupo a García-Margallo (se ignora por qué).

Está luego el pelotón de los insípidos, esos ministros grisones, anodinos, y biodegradables que no aportan pero tampoco estorban. Ahí están De Guindos, mirando siempre al Eurogrupo, y hasta Wert, que aparece una vez al año, en los Goya, para que le chiflen. Catalá, recién llegado, aún parece inclasificable. Y Montoro, especialista en recibir las bofetadas dada la condición antipática de su cartera. Pero él es risueño y jacarandoso y cae muy bien en el plano corto.

Finalmente están los llamados ministros estorbo, que hacen todo lo posible por fastidiar todo lo que caiga en sus manos. Unos, por torpeza manifiesta, como Fernández Díaz. Otros, por autismo ideal, como Soria. Y alguno, por su insufrible prepotencia, cual es el caso de Morenés.

El paradigma del ministro estorbo es, sin duda, Fernández Díaz, quien, pese a estar al frente de la cartera de Interior, la más golosa del Ejecutivo, un cargo para lucirse y destacar, ha conseguido alzarse con el título del ministro más incompetente del Consejo.

Fernández Díaz ha conseguido alzarse con el título del ministro más incompetente del Consejo

Apenas se recuerda algo que Fernández Díaz haya hecho bien. Cierto que carece de colmillo y de malicia, pero es tremendamente desconfiado e incurre en una ingenuidad casi infantil. Analiza mal, planifica peor y siempre marcha a rebufo de los acontecimientos. Se hizo un hueco en el Gabinete merced a su estrecha amistad con el presidente, y ahí sigue. Rajoy los prefiere obedientes y leales antes que listillos y peligrosos.

Recuerda Fernández levemente al torpón y acelerado Louis de Funes. Especialista en meter la pata, anuncia operaciones antes de tiempo, reforma leyes con impericia, se le escapan los etarras, se le ahogan los inmigrantes, se le cabrean los subordinados y nunca acierta ni siquiera cuando enmienda. Además, ya habla como Fraga, devorando con ansia las palabras. Su carrera se desarrolla bajo el estigma de Bolinaga, a quien soltó con la excusa de la 'prevaricación'. Fue un buen gobernador civil.

La cartera de Soria tiene tres departamentos y ninguno ha destacado por su pericia

Juan Manuel Soria consiguió enredar el recibo de la luz hasta los límites del paroxismo. Soraya le envió a un Nadal para poner orden en el mapa energético. Su cartera tiene tres departamentos y en ninguno ha destacado por su pericia. El Turismo va bien porque España es así. Posiblemente es el más torpe de la clase. Se revolvió como gato panza arriba cuando alguien sugirió devolverlo a Canarias de candidato. Su amistad, de nuevo, con Rajoy le garantiza el sillón para los restos.

Finalmente está Morenés, muy diferente de los dos anteriores. El titular de Defensa es un tipo muy sagaz, inteligente, preparado, con una estructura ósea que encaja de maravilla al pasar revista a las tropas y con una mueca en perenne actitud de escupir a quien desprecia. Que quizás es media humanidad. Fue secretario de Estado con Aznar, pasó por diversas empresas del ámbito militar, ha ganado dinero y llegó al Gobierno por la vía de su estrecha amistad, y algo más, con el rey emérito. Se dedica a la cartera en los ratos libres que le dejan el golf y los business. Su especialidad es pasar inadvertido. Sólo aparece cuando vista a los soldados parachutados en los confines bélicos del planeta o cuando se le avería algún avión de autoridades. Tocó suelo con el episodio de la capitán hostigada, acosada y perseguida sexualmente por un superior. Morenés demostró supina falta de delicadeza en este asunto. Las Fuerzas Armadas, sin duda, no se lo merecen.

-----------------------------------

VAROMETRO.- Los tres magistados de la Audiencia que en su día liberaron a Santo Potros y a Plazaola sigue aún en su puesto. // Moreno Bonilla sube puntos. Susana Díaz, los baja. // ¿Por qué las llamarán 'las niñas asesinas"? // ViceSoraya ha demostrado tener desparpajo suficiente como para hacer campaña en Andalucía. Ese 'bonita' pasó a la antología. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba