A contratiempo

La desesperante política de la "gota malaya"

"No hay dinero" y "Pido disculpas" son las dos frases de la semana. Por ahí nos movemos. Con un país en práctica bancarrota y un jefe del Estado obligado a un inconcebible gesto de humildad, socialmente aplaudido, por cierto. Otra frase gráfica y cierta la ha pronunciado Carlos Floriano, el hombre que maneja los resortes de un PP demediado: "Estamos en el precipicio, aferrados a una cornisa". Como Harold Lloyd, pero sin reloj.

Transcurridos los 120 primeros días de Rajoy en la Moncloa, el Gobierno avanza a pasos más lentos de los que algunos desean o a un ritmo adecuado, según los más complacientes. Los ajustes, recortes y reformas van cayendo, de a poquito, como aquella "gota malaya" que hizo célebre Pasqual Maragall, sobre la frágil cabeza de una sociedad atribulada y ya un punto recelosa. Copago farmacéutico, reordenamiento sanitario y aumento de las tasas universitarias han sido las últimas muestras del lento goteo. Se suman a las subidas de impuestos, amnistía fiscal, incremento de tarifas... y las que vendrán.

¿Agenda oculta?

"Medidas duras, pero justas y razonables", comenta el presidente del Gobierno, que no se inquieta ante las críticas que recibe por la lentitud en la cadencia de su gestión. Tanto, que se vuelve a hablar de la famosa "agenda oculta" con la que le zahería el PSOE durante la campaña electoral. Desde la sede de Génova, cada vez con menor relevancia política, se va a lanzar una campaña nacional de pedagogía para "vender" la acción del Gobierno. En especial, las decisiones de mayor impacto social, como obligar a los pensionistas a abonar una pequeña parte de sus recetas, una auténtica conmoción que se traducirá en un modesto ahorro de 175 millones de euros. Seguro que lo explican mejor que José Ignacio Echániz y Luisa Fernanda Rudí y sus inadecuados ejemplos sobre el precio del café y el tabaco, por los que deberían ya haber pedido perdón a los jubilados.

Rajoy habló en Colombia, en efecto, de que "no hay dinero para los servicios públicos", una expresión durísima que hasta ahora había evitado, aunque la suavizó con un matiz de esperanza al comentar que "en el medio y largo plazo darán sus frutos". Pero el inquilino de la Moncloa no se inmuta ante quienes le calientan la oreja con la necesidad de que se prodigue más para explicar las implacables recortes que le reclaman desde la UE. Está convencido de que la sociedad es consciente de que estos sacrificios eran ineludibles. Y considera que el ritmo de su implantación es el adecuado. "No nos gusta pero no hay otra", viene a ser la frase/karma para justificarlos.

Dudas internas

En el seno del PP hay quienes reprochan no haber anunciado de una sola vez todo el paquete de medidas impopulares para evitar ese rosario de penalidades cuyo fin se desconoce. Parafraseando a Kafka, los hay que piensan que "existe un punto de llegada, pero ningún camino; aquello que llamamos camino es nuestra propia indecisión". Quizás no sea para tanto. Pero en el Gobierno se preparan para reacciones muy duras en la calle, en especial en el ámbito estudiantil y universitario, sensible al aumento de las tasas y a la mayor exigencia de esfuerzos y resultados académicos. Algo inusual esto último en nuestra Enseñanza Superior, indolente y gris. Los sindicatos, que observan cómo se les rebajan subvenciones y prebendas, han lanzado ya un llamamiento a la movilización en señal de "legítima autodefensa". Años de silencio y ahora despiertan.

"No hay dinero". La gran verdad del momento. Rajoy ya tiene cerrado el paquete de reformas hasta el verano. Las irá desgranando y anunciando a si ritmo, a su estilo, pese a la incomprensión incluso de muchos de los suyos. Las encuestas castigan al PP pero más aún al PSOE, esa oposición desintegrada. Ahora desde la izquierda sólo se escuchan los bramidos de Cayo Lara y las amenazas del nuevo Gobierno andaluz. Para eso han quedado.

Nos está atravesando una espada, pero Mariano Rajoy, de momento, parece invulnerable.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba