A contratiempo

Señor Gallardón: Gobernar es mucho más que repartir dolor

Un diputado de Amaiur, coalición amiga de asesinos, llamó "criminal" al Gobierno en sede parlamentaria. "Ese es un término hiriente", medió el presidente de la Cámara. España ahora es así, como las novias del dicho, todas hieren pero la última mata. "Gobernar, a veces, es repartir dolor", sentenciaba el ministro de Justicia, quizás como excusa.

Heridos por doquier, damnificados, preteridos, maltratrados, olvidados. El mapa real y doliente de España. Pensionistas, por ejemplo. Y desempleados, viudas, funcionarios, contribuyentes... Luego están los oportunistas, los que se apuntan a la marea, los que lanzan la caña al río revuelto por ver los que se suben al carro, los que agitan protestas quizás razonables, como en el estamento judicial, sanitario, docente, empleados de arolíneas sin futuro, de ferrocarriles sin presente, de transportes urbanos deficitarios, de televisiones públicas...

Oportunistas de la protesta

Haríamos bien en distinguir el trigo de la paja. En recordar que no todos los enervados defienden causas justas. Que a los jueces se les ve el plumero de sus privilegios, que los sanitarios torticean planteamientos laborales con un debate político, que muchos docentes olvidan que gran parte del nivel paupérrimo de la enseñanza también es culpa suya, que los rectores se lo pisan (el morro en coche oficial y chófer). Hay una España herida, en efecto, por los impuestos, el paro y el frenazo a la actualización de pensiones. Y es quizás la España que menos grita. Que mansamente se lamenta y rumia su dolor.

Es la España que votó abrumadoramente al Partido Popular, sobre la que ahora llueve azufre y revolotean pájaros negros. Vapuleadas clases medias que no aspiraban a un paraíso pero tampoco creían que serían empujadas a un despeñadero. Aprieta los dientes, sí, y resiste en silencio pero, ¿hasta cuando?. Escaldado con los brotes verdes de Elena Salgado, el Gobierno se lo piensa dos veces antes de lanzar mensajes optimistas. He aquí el endiablado bucle. No hay lugar para la promesa ni la esperanza. Cada mañana, esa enorme mayoría que secundó confiada al PP, se topa de bruces con muro de incomprensión y sacrificios. Ni el aire huele a vida ni se escucha cantar el cielo, diría el poeta.

Explicarlo bien

Navidades tristes, la calle hirviendo, el ánimo en penumbra y un presente político de corrupción a borbotones, soberanismo encabritado y bolsillos vacíos. Crisis institucional, política y económica y una clamorosa ausencia de gestos y mensajes por parte de un Gobierno ensimismado y de una oposición socialista descuajeringada. Se intuyen pasos, se adivinan proyectos, se olisquean medidas... pero falta convicción y eso que los comunicadores cursis denominan "libreto". Un liderazgo puede reclamar entregas, sacrificios y hasta dolor. Pero ha de ofrecer algo a cambio. Y explicarlo bien. Con la epidermis asaeteada por una lluvia inclemente de tasas e impuestos, sólo se escuchan los cantos de ciego sobre los prodigios de Pepiño Blanco y las rapiñas de Oriol Pujol.

Existe un punto de llegada, sin duda. Pero nadie ve el camino. Por ahora, aquello que llamamos camino no es más que su indecisión. Y ya sabemos, señor Gallardón,  que a veces gobernar es repartir el dolor. Pero no exclusivamente. Resulta desolador que, tras cinco años de crisis (uno de ellos con el PP) carecemos aún de un proyecto claro para salir del caos. Que alguien nos lo cuente, por favor, por más doloroso que resulte. Reducir el déficit puede ser un objetivo económico razonable pero, en absoluto, una guía para el renacimiento de una nación.

El Varómetro.- Va por libre, es amigo del Jefe, se mueve muy bien en Europa y tiene criterio. El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo ha culminado una gestión eficaz en el endiablado caso Carromero. Juan Moscoso, diputado socialista, hijo del ministro que pasó a la historia del funcionariado. Sigan a este chico. Cuentan mucho con él en el futuuro del maltrecho PSOE. Oriol Pujol, ese patriota cercado por la corrupción.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba