A contratiempo

También la Reina Letizia dice 'no'

El Senado premia, cada año, a un periodista. En algo se ha de entretener García Escudero mientras le abren paso hacia la alcaldía de Madrid. El premio lo bautizaron en su día Luis Carandell en homenaje al gran cronista parlamentario de la Transición. En esto acertaron.

Doña Letizia cumplía 42 años y los celebró entre la gente de su antiguo gremio, despachando sonrisas, devolviendo saludos, litigando en ingenio y compartiendo mantel con unos comensales que animan a la ira o al bostezo. Sacrificios de la Corona que no siempre se valoran. También fue la encargada de entregar el galardón.

Le gusta a la Reina recordar sus viejos tiempos encabalgada en la trepidante actualidad informativa. Ese gusanillo tarda en fenecer. Llegados los postres, y más como periodista que como Reina, quiso doña Letizia decir 'no'. Nada que ver con el referendum escocés, Dios nos libre.  Al ser un almuerzo temático, la ilustre invitada dedicó sus palabras a los profesionales "valientes que dicen no, que se plantan, a esos redactores que no van solo por ir, a los que mantienen su independencia". Elogio que implica exigencia.

Quizás la Reina lo ignore, pero no están los tiempos en las redacciones para decir mucho que 'no'. Porque en seguida hay alguien que te dice que 'sí', que hasta luego, que tiene en la puerta como a doscientos mil esperando tu silla. La oferta y la demanda, claro.

Concierto aniversario

'Diguem no' ('Digamos no') era una canción vibrante y combativa de Raimon en los años aquellos. Doña Letizia, que es más de Beck (estuvo en Cantarranas, en la Complu, rodeada de jovencitas Nereas) quizás sospeche que su mensaje sobre el 'digamos no' andaba algo desorientado en cuanto al auditorio. Quizás necesiten más su bienintencionada exhortación los directivos y propietarios de los grupos de comunicación, que son en efecto quienes se encargan en última instancia de decir 'no'. Eso 'no' se dice, eso 'no' se toca, de eso 'no' se habla.

Palabras preñadas de buena voluntad las de la Reina, vocacional y muy respetada periodista antes de ser Alteza y Majestad. Exhortar a decir 'no' a a un escenario de manteles atiborrados de profesionales de los medios es tan sexy como tomar copas con Woodward y Berstein. Elogiar la 'valentía' y la 'independencia' de los redactores es un guiño de complicidad y hasta de colegueo si no fuera porque resulta contraproducente.

Sin duda son estas cosas las que tiene que decir una Reina cuado habla a sus antiguos compañeros, a todos esos a los que, en efecto, les gustaría decir que 'no' pero tienen hipotecas, les encantaría ir de 'independientes', pero hay que pagar los libros de los nenes, o que incluso les arrebataría la idea de ser 'valientes', pero a ver quién te publica luego esa incómoda exclusiva.

Digamos todos 'no', eso es, con la Reina al frente, que ella sabe a quién y en dónde hay que decirlo. Todo lo demás es literatura.

------------------

EL VARÓMETRO. Arriesgada la asesora de imagen de Pedro Sánchez y sus valientes irrupciones televisivas. Es ahora o Podemos. // Gallardón se cabreó de verdad, habló de dejarlo, pero nadie le creyó. // Cristóbal Martell, defensor del hijo de Pujol Jr. ha ganado tranquilamente el primer asalto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba