A contratiempo

Rajoy y Rubalcaba, la extraña pareja

Ni su partido, ni su ejecutiva, ni sus viejos camaradas, ni sus compañeros de Ferraz. "No os equivoquéis, quien más mima a Rubalcaba es Rajoy, lo ampara como el naúfrago cuida de su última cerilla".

El veterano militante del PP charla esporádicamente con Mariano Rajoy. Son conversaciones tangenciales y episódicas. "Ya sabes, al estilo Mariano, sin lanzar decretos para la eternidad". Hay políticos con el hábito de la desesperación. Otros, de la circunspección. "Mariano se refiere a las cosas con esa especie de distancia que da el desdén", concluye.

Tras la aparición de "los papeles de Bárcenas", Pérez Rubalcaba creía haber encontrado un filón. Con los documentos de "El País" en ristre, se lanzó a una melancónica campaña consistente en reclamar doce veces por minuto la dimisión del presidente del Gobierno. Empeño estéril y frustrante. El desarrollo judicial del caso se pierde ya por senderos muy alejados de los propósitos iniciales. Ni siquiera ha colado el embrollo vodevilesco de los discos duros, que tanto alimentó las dentelladas al vacío de toda una jauría de analistas. Ahora se afanan en roer un duro hueso aparecido en Castilla la Mancha. Se olvidan de que los únicos huesos que cuentan son los del tipo ese con aspecto de portero de hotel que ha ido a dar con ellos en la cárcel. Cincuenta millones volatilizados y un escándalo político que se se evapora.

Vientos del sur

Entre la pertinaz deriva hacia el suicidio del PSC, pegajosamente desprovisto de estrategia, y el efusivo coscorrón propinado telefónicamente por Susana Díaz, esta ha sido la semana triste de Rubalcaba.  No ha podido evidenciar más debilidad y más falta de liderazgo. Los socialistas catalanes, desparramados entre los zarzales de la inopia. Los socialistas vascos y navarros, votando junto a filoetarras en Tafalla, en Ansoáin, en Portugalete, de la manita del horror y de la infamia. Los socialistas de Madrid, aplaudiendo a un Tomás Gómez, de rostro estúpido y abundante, reforzado por Carme Chacón que busca su sitio desde Miami. Amen de ese que dicen tontón Elorza, para rematar, de penitente tras la cruz del Valle de los Caídos. Y, finalmente, Asturias, a punto de perderse. No, no ha sido una buena semana para el líder del PSOE. Y todo ello, a escasas dos semanas de la conferencia política de su partido.

Charlas en la intimidad

Siempre le quedará Rajoy. Con el presidente charla muy a menudo, más de lo que se conoce y se sospecha. Hace días lo confirmó el propio Rajoy desde Bruselas. "Hemos hablado en bastantes ocasiones y constato que en los temas esenciales estamos de acuerdo", ratificó sin disimulos. "Ni el PSOE ni el PP quieren romper un principio básico que es la soberanía nacional", añadió.

De repliegue en las encuestas y con IU y UPyD mordiéndoles las canillas, las dos grandes fuerzas nacionales necesitan hacer piña para mantener el bipartidismo que nos legó la Constitución. Rubalcaba está herido donde duele pero ni habla de primarias ni bendice sucesiones. Rajoy advierte una fuga de voto hacia UPyD y Ciutadans. Ni siquiera con el tibio resurgir que se pueda apreciar en nuestra economía dentro de dos años logrará el PP renovar la mayoría absoluta, suponen los augures. Y ahí es cuando entra en juego esa amabilidad presidencial hacia el líder de la oposición. Si hasta Zapatero elogió en Yale, hace pocos días, las cualidades de Merkel (antañao "perdedora", recuerden) cómo no va a pensar Rajoy en una fórmula estilo alemán para el horizonte del 2015. Una coalición entre dos incertidumbres malheridas, entre PP y PSOE. Mariano y Alfredo. Alfredo y Mariano. La extraña pareja. Sin nacionalistas de por medio. Una teoría que cobra vuelo. Una mayoría posible pero endiablada. A ver qué dice de esto Susana.

---------------------------

EL VARÓMETRO. Cumple 15 años "La Razón". Enhorabuena a ese gran diario nacional // Godó, conde de, le ve las orejas al lobo y se abraza ahora al "moderantismo".  O sea, a Duran y su "terera vía" // Dos expresidentes al escaparate. Reaparece Aznar para hablarnos de "su libro". El de Zapatero, en días. Blanca Navidad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba