A contratiempo

PSOE: Entre Bambi y la Corea

Qué tono forense se ha adueñado de los discursos de Rubalcaba, cuando los suyos esperan puñetazos de mármol. Tan sólo le queda, como a aquel político británico, escuchar de un niño: "Mamá, en el hall hay un señor que en su tiempo debió de ser una gran nulidad". Si Rajoy, como escriben los columnistas del ingenio, ha alcanzado la categoría de plasma, Rubalcaba ya anda en las lindes del ectoplasma.

Los lugartenientes del socialismo han empezado a sortearse sus vestiduras. Y los dados, por ahora, arrojan una pequeña sorpresa. Eduardo Madina es el nombre de un juego que apenas ha comenzado. Ni Mesquida, ni Chacón, ni Page. Quizás Patxi López, por decir algo. Pero en este PSOE crepuscular y declinante, sueñan con otro Bambi. Un joven politico aún ni cuarentón, sin más pasado que haber situado sus posaderas en el Congreso antes de los treinta y haber sido objeto del cruel zarpazo del terror.

Segunda edición

"Otro Zapatero", dicen, los menos como elogio y los más, como insulto. El último presidente socialista del Gobierno español ya dejó a este país saciado de errores. Una segunda edición sólo se explica ante el desbarajuste sideral en el que se encuentra la familia socialista. Rubalcaba es el felipismo, el siglo pasado, el cazo y la rosa. Como Zapatero antes de la Moncloa, este Madina parece un "poca solta", que diría un catalán. Un mindundi cantamañanas. Quizás exageran. Pero recuerda demasiado a aquel Bambi tan nefasto y eso no es bueno. El que se quemó con leche, cuando ve la vaca, llora.

El PSOE huye de su presente. Y no parece dispuesto a jugarse su futuro al calendario imposible diseñado por el actual equipo dirigente. Ni prisas ni primarias. Al menos hasta vísperas de las generales. Cuán largo...La realidad socialista es ahora mismo un secretario general que huele a cenizas y una segunda de a bordo, Elena Valenciano, a quien llaman "la Corea", como la película de Pedro Olea, por sus prisas en certificar la limpieza democrática del triunfo venezolano de Maduro. Sólo Kim Jong-Un se le adelantó en las prisas por felicitar el triunfo ejemplar del "pajarito" de Chávez.

Valenciano, como Madina, entró en las juventudes socialistas con 17 años. Tanta era su urgencia por pillar cargo que se olvidó terminar su carrera de Derecho, pese a lo que rezaba su currículum en el Parlamento Europeo. Le dicen valiente y decidida cuando la piensan sectaria y boquilarga. Aquello sobre Benedicto XVI: "No es la dimisión que pedíamos". Je.

He aquí la realidad actual del PSOE, un erial sin más mando en plaza que Andalucía, donde, tras treinta años de Gobierno, uno de cada seis niños no tiene qué comer. Pues que venga Madina, sea. Tan mal horizonte tienen el socialismo español que se ha enamorado del verbo intentar.

EL VARÓMETRO.- Divierten mucho las boutades del ministro Cañete. Ahora la ducha fría. Después vendrá la cabeza de lista en las europeas. // Lección de periodismo en la noche negra de Boston a cargo de Josep Pedrerol. Sin apenas medios. Con gran talento. // Sube la cotización mediática de Alfonso Merlos, dos informativos televisivos al día.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba