A contratiempo

Oh, Susana, no llores más por mí

No le dicen 'la faraona', por más que alguno se empeñe, sino 'la gitana', según publicaba ABC, que en Sevilla es el rey. Susana Díaz, era la sultana del sur, la reinona socialista, la dueña de Triana. Y aspiraba, también, a ser emperatriz de Lavapiés, mandamás de Ferraz, lideresa del PSOE. Le cedió la silla a Pedro Sánchez para movérsela luego. Con ese desparpajo moranco y callejero, ha recibido en San Telmo a toda la procesión de brutos que querían apuñalar a Pedro el guapo . Bastaría un soplido, un empujoncinto y todo el aparato socialista sería suyo, le susurraba la cofradía del agasajo y el complot. Chacón, Barreda, Gómez... comían en su mano. Y entonces, Susana adelantó las elecciones. La jugada maestra, pensaba. Pedro el guapo, estaba muerto.

Las encuestas, ahora, le dicen que no. Que se ha equivocado. "¡Coño!", dijo Sánchez frente al Ebro luego de haber derribado al tranvía de Parla, de haber desdentado a los barones y hasta de haber llamado "sinvergüenza" a Rajoy en el foro parlamentario. Pues no era tan endeble el pivot del Ramiro como algunos contaban.

El barco del PSOE

Y la sultana empezó a temblar. La demoscopia le hurta una mayoría cómoda en sus comicios, que adelantó sin razones, y Sánchez resiste en la quilla pese a que su barco, el PSOE demediado, se hunde. Con Susana en la bodega. Error de cálculo. No se ahogará en las andaluzas, pero serán su maldición. La encadenarán para siempre al trono de la Giralda desde donde contemplará lo lejos que queda Madrid.

Susana se precipitó. En marzo, pensaba, Podemos aún sería tan sólo podríamos. Pues no. De momento le levanta veinte escaños. Teresa Rodríguez, la activista que colocó Pablo Iglesias a la vera del Guadalquivir, le gana a inconsciencia vocinglera. Quiere santificar a los okupas con gas y luz a cuenta de la casta. O sea, del erario. Y repartir luego las fincas y el ganado entre los ‘marinaledos’. Todo un programa andaluz.

"Oh, Susana, no llores más por mí", canturrea ahora Pedro Sánchez a la espera de la jornada del 23. Allí, un tropiezo socialista, será un batacazo personal de Susana Díaz, que se empeñó con marzo, pensando en brindar en la Feria de Abril. Parece que se le atragantará la manzanilla. Si Sánchez resiste luego en las municipales, las primarias de julio consagrarán su larguirucha estampa al frente del PSOE. Felipe González ya lo tiene diseñado. No habrá Chacón que lo remedie. Y luego, a las generales. El futuro es brumoso y en la Andalucía de Susana apenas brilla el sol.

------------------------------

EL VARÓMETRO. La desconocida ministra Tejerina, ejemplo de solvencia en el lodazal del Ebro. // Grande Antonio Burgos: "Moreno Bonilla tiene nombre de árbitro de fútbol". // ¿Y qué ha pasado con Tania? ¿Habrá boda?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba