A contratiempo

Mourinho y Rajoy: algo en común

En esos momentos en los que cunde el desaliento, hay que pensar: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme", y uno recupera la fe en la posibilidad de escribir. Eso musitaba Borges mientras se empapuzaba, en su condición de jurado, de espantosos cuentos expelidos por aspirantes a un premio literario.

Cuando uno contempla al Gobierno de Rajoy y cae en el desánimo, basta quizás con pensar en la ministra Pastor recorriendo los Alpes entre los restos del avión estrellado. Esta zamorana de Cubillos se ha convertido, por eliminación, en la figura más reseñable del Ejecutivo, excepción hecha de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, número uno en todo menos en el organigrama gubernamental. ¿Por ahora?

Rajoy se había propuesto concluir su legislatura sin mover ni una de sus piezas

El equipo del presidente está lastrado de oscuras medianías y de insípidos prepotentes. Poco material para alabar, salvo las dos damas antes mencionadas y la incipiente García Tejerina, de decir claro y animosa presencia. Rajoy se había propuesto concluir su legislatura sin mover ni una de sus piezas. Sin modificar la osamenta del Consejo de Ministros. No fue posible. Tuvo que desembarazarse de Gallardón, quizás no el más leal de su tropilla, por un desencuentro sobre el aborto. Y le dio el finiquito a Ana Mato por una urgencia impulsada desde el despacho del juez Ruz. Arias Cañete tomó las de Villadiego (dícese Bruselas)  por voluntad propia, en busca de un remanso para su sanguínea persona. 

Valiente y eficaz, la elogian los suyos, Pastor, con ese aspecto entre médico rural y misionera laica, tiene un gran defecto: lo único que le gusta es trabajar. "La satisfacción de ser lo que se es sin preferir otra cosa, ningún temor al último día, ningún deseo de más...". Gracián la dibujó muy bien.

Rosario de aciertos

En plena Navidad se plantifica en Panamá cuando los aborígenes se sublevaron contra algunas empresas españolas contratadas para la ampliación del canal. Poco se podía hacer ante el cabreo rampante de los panameños. Y poco hizo. Pero bastó su presencia para recordar que los españoles teníamos intereses en el mismo y que había un ministro de guardia para defenderlos. Casi gallega, evitó que convirtieran el accidente del Alvia en un segundo Prestige. Dribló las arteras zancadillas de Montoro y De Gindos en la salida a Bolsa de Aena, un episodio cumbre. Y ahora, en las cumbres alpinas, erizadas de cadáveres y de quincalla de fuselaje, ha demostrado nuevamente que un ministro ha de ser algo más que un obtuso interfecto que recita 'sí, señor presidente' con la insistencia de una cacatúa.

La salida de Figar

"Con siete ministros como Pastor ganaría las elecciones", bien pudiera pensar Mariano

"Con once como Azpilicueta ganaríamos la Premier", decía Mourinho, the best one. "Con siete ministros como Pastor ganaría las elecciones", bien pudiera pensar Mariano. A la ministra de Fomento, en tiempos titular de Sanidad, le han querido encolomar en todos los agujeros. Desde candidata a la alcaldía a sustituta de Cospedal. Todo lo haría bien. Sirve para un roto y para un descosido. Pero no van por ahí sus aspiraciones. Pretende tan sólo hacer bien su faena. Desprecia a los gandules, escupe sobre la chapuza, domina los medios, borda su propio marketing y guarda una fidelidad ciega a su presidente. Además, resuelve problemas. Otros sólo saben crearlos.

Mariano Rajoy, seguramente el peor jefe de personal de su estirpe, acertó inopinadamente al nombrarla. Otra mujer, Lucía Figar, también laboriosa, preparada, honesta e inteligente, acaba de anunciar que se va. Que deja la política y quizás también al PP, esa odiosa fatiga. Quizás tiene el estigma de Aznar. O de Esperanza. O, sencillamente, es que Rajoy no se entera. Siempre le quedará Pastor.

-------------------------------------------

EL VARÓMETRO. Brice Robin. Eso es un fiscal. // Años lleva una Cayetana Guillén haciendo de presentadora en TVE y ahora se ponen como basiliscos por lo del genial Bertín Osborne. // ¿Hasta cuándo, Del Bosque, abusarás de nuestra paciencia?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba