A contratiempo

Inútiles

"Resulta curioso que en una democracia, donde el pueblo elige a los políticos eminentes, casi todo el mundo esté de acuerdo en que los politicos son un gremio de inútiles, hasta tal punto de que la misma palabra 'político' ha adquirido un matiz despectivo". Esta frase, tan actual y tan próxima, la dejó escrita Bertrand Russell, ocurrente y provocador, en 'Mortals and others' (1975).

Si nos asomamos periódicamente a los barómetros del CIS se llega fácilmente a la misma conclusión. Los políticos son una grey muy poco valorada, cuando no, abiertamente detestada, por la sociedad española. Cuando alguien que no es Russell, pongamos por caso un escribidor, un periodista, un paisano, un señor de Murcia, da en zaherir a nuestra clase política, ésta se revuelve, unánime y sañuda, y la emprende contra el hereje. Criticar a los políticos, vienen a decir, es poner en cuestión la democracia. Quien critica a los políticos, apuntan en un silogismo patatero, está pidiendo a gritos la llegada de un salvador, un caudillo, un tiranosaurio. Y se acabó la discusión.

Dos cabalgan casi juntos

Rajoy y Rubalcaba han descansado estos días santos a doscientos kilómetros de distancia. Uno, en Doñana. El otro, en Huelva. Tal proximidad geográfica es equiparable a su proximidad política, puesto que, en los últimos meses, los gestos de acercamiento entre ambos han sido ostensibles. Incluso ya les han dado en llamar los Cánovas y Sagasta del momento, salvando todo lo salvable.

El presidente del Gobierno y el jefe de la oposición tienen bastantes puntos en común y no pocas preocupaciones compartidas. Cataluña es la primera, como ya se vio en  el Pleno del Congreso que devolvió con cajas destempladas la tontería soberanista que tres párvulos catalanes trajeron desde su Parlament. PP y PSOE se mostraron muy acompasados en la música, aunque con lógicas discrepacias en la letra. Pero acuerdo total en que a Mas, ni agua.

Abstención y fuga

También les une otra inquietud creciente. El desapego de la sociedad hacia la clase política, hacia el 'gremio de inútiles' que diría Rissell. Se acercan unas elecciones de segundo nivel y las urnas pueden ser un test excelente para comprobar si los indicios demoscópicos están o no en lo cierto. El temor de ambos dirigentes estriba tanto en la abstención como la fuga de votos hacia formaciones satélites. Vox, UPyD y Ciudadanos por una lado e IU por el otro.

En su primera reunión como candidato del PP, Miguel Arias Cañete, viejo zorro de la política nacional por la que discurre desde hace tres décadas, alertó a su comité de campaña sobre el particular. "Ni una mención a esos grupúsculos incipientes. El mejor enemigo es el que no existe". La política del ninguneo suele dar resultados. Elena Valenciano lo demostró durante semanas al no tener rival contra el que dirigir sus venablos.

Para diluir la abstención de los propios, de los desencatados, de los simpatizantes cabreados, nada mejor que recurrir a estampas optimistas y a horizontes de esperanza. El PP tiene claro que ahora toca enterrar en el subsótano cuanto recuerde a sacrificios, ajustes, recortes, impuestazos y dibujar un mañana de recuperación, de empleo neto y de rebaja fiscal. El PSOE insistirá en airear el fantasma de la corrupción y, de vez en cuanto, darse un paseo por la desigualdad y el aborto.

Síntomas de mejoría

Ramplona munición para animar a los espíritus más desengañados. Que son muchos. Ni la bajada de impuestos ni el aumento del empleo han calado aún en la población, que apenas aprecia síntoma notable de mejoría. Cinco regiones españolas, se ha sabido ahora, están a la cabeza de Europa en número de parados.

A Rubalcaba también le crecen los forúnculos. Tras los ERE tramposos de Griñán, el fraude masivo de los cursos de formación de Susana Díaz. La Andalucía donde cogobierna el PSOE con un partido chavista-leninista, se ha convertido en un territorio anegado por la corrupción. Con tan herrumbrosas lanzas no se afronta el espantajo de la abstención y menos aún, el del descrédito.

Quizás las europeas sean los comicios del bofetón a las fuerzas mayoritarias. No están en juego los poderes locales ni el bastón de mando nacional. Lo de Europa es una entelequia, un subterfugio, algo distante y diletante. Ni siquiera en Bruselas se han enterado aún de lo que pasa en Ucrania.

La abstención superó el 54 por ciento en las últimas elecciones al Parlamento europeo. Apuntan que ahora podría alcanzar el 60. Todo un aviso. El PP logró en el 2009 dos escaños más que el PSOE, un resultado que, ahora mismo, ambos firmarían. Pero el mensaje de abatimiento y de hastío entre la población resultaría atronador. En el fondo, se trata de una cuestión de credibilidad y confianza. Algo que los dos grandes partidos están perdiendo a chorros. Parece difícil pensar que en algo más de un mes puedan darle la vuelta a la tortilla del desencanto.

-----------------------------

EL VARÓMETRO. Messi escupiendo cuando el himno y negando el saludo al ministro Wert. Cosas de críos. // El desparpajo de Quico Homs a la hora de engañar a los propios roza el sadismo. // Tres semanas de vacaciones los señores diputados. Más que niños de escuela. // El ministro Fernández Diaz tiene obsesión por las medallas. O de la Virgen o con distintivo rojo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba