A contratiempo

Cospedal fulmina la Ínsula Barataria

"Sin blanca entré en este gobierno y sin ella salgo, al revés de como suelen salir los gobernadores de otras ínsulas". (Quijote II, CAP. 53)

Decenas de ínsulas Baratarias emergieron frondosas durante los gobiernos de Bono y Barreda en Castilla-La Mancha. Baratas no eran, que engullían insaciables enteros capítulos de Presupuestos falsarios e irreales. Ínsula Barataria, en efecto, se llamaba una de las fundaciones que crecieron como setas bajo el voraz mandato socialista, cinco lustros devastadores.

Cervantino el nombre, así colaba, la tal Fundación tenía como objeto fomentar eso que se llama "sociedad del conocimiento", amorfo paraguas que ha cobijado increíbles episodios de saqueo de lo público en una España de pesadilla. Pues bien, la Ínsula Barataria, que de barata poco y de ínsula algo (aunque más bien coto vedado a la trasparencia de los balances) se ha extinguido, se ha difuminado, ha desaparecido ante la implacable poda del despilfarro oficial que lleva a cabo la presidenta de la Comunidad, María Dolores de Cospedal, martillo de prebendas y cuchipandas.

En el piélago de organismos públicos amamantados por las subvenciones han caído más de una docena de instituciones similares, cobijo de asimilados, parientes, amigos, cuñados y demás favorecidos por el régimen bonista/barredista. Así  han volado la "embajada" en Bruselas, el Consejo Económico y Social, la Oficina del Defensor del Pueblo, la Fundación General del Medioambiente, la Fundación para el Fomento del Diseño y la Cultura, la Fundación del Jarín Botánico (qué flores del mal no florecerían en ese jardín), la Sociedad de infraestructuras Aeroportuarias (daba apoyo al aeropuerto peatonal de Ciudad Real) y, naturalmente, el Instituto Don Quijote famoso por contratar un concierto del grupo Maná en Albacete por 731.000 euros. Ni los Stones. Bosé rebañó más de 200.000 en similar empeño.

Ajuste sin precedentes

El ajuste del déficit, el control del gasto y el recorte de la deuda llevado a cabo en apenas año y medio de gobierno del equipo del Partido Popular está resultando en CLM implacable pero ejemplar. Muchas comunidades asfixiadas ante las exigencias de Montoro siguen sus pasos y le demandan información. De Cospedal heredó el mayor agujero presupuestario de cuantos se tiene noticia. Que son muchos.

El ejercicio de 2011 se saldaba con un déficit del 7,3 por ciento. Toma Maná. Y había que rebajarlo hasta el 1,5 por ciento, tal y como la Ley de Estabilidad Presupuestaria exige. ¿Misión imposible?. Y bueno, en ello están, acariciando en este final de año la meta requerida. De conseguirlo, será una proeza y también, claro, una línea a seguir. Mientras algunas comunidades remolonean y lloran, en Toledo se arremangan pero también, lloran. Los tajos, las podas, los recortes están siendo muy duros. En los cajones de la administración de Barreda se encontraron más de 600.000 facturas pendientes de pago por valor de casi diez mil millones de euros, así como una deuda financiera de otros siete mil millones. Un millón de euros al día pagan en intereses financieros los sufridos castellano-manchegos. Toma Maná.

Molinos, gigantes y rapiña

En este caso, sí, los molinos eran gigantes, y sus aspas circulaban, endiabladas, engullendo todo dinero público que por allí se acercaba. Hubo que tomar medidas drásticas, algunas muy dolorosas, otras de obligado cumplimiento, como la de arrasar con las fundaciones/chollo, la reducción de altos cargos (60 por ciento), el parque móvil, los inmuebles onerosos y, por supuesto, el número de liberados sindicales, institucionales y la financiación de sindicatos. Ah, y la muy comentada de dejar sin sueldo a los diputados regionales.

No en todas las autonomías se ha procedido en forma tan decidida. El plan de choque de Cospedal incluyó el pago de facturas pendientes a proveedores por un total de 2.600 millones, una inyección de fondos que pasó directamente a animar la economía real. Se recurrió al Fondo de Liquidez Autonómica donde arañó 548 millones, dinero necesario y a muy bajo interés.

Y ahí siguen, haciendo frente a los enormes fardos aún pendientes de deuda atrasada que rondan los 8.000 millones y que quizás el próximo años incluso desaparezcan. La presidenta ha dictado personalmente la orden de que todos los funcionarios de la Junta tiene la obligación de registrar, en un plazo de dos días desde su recepción, cualquier factura que llegue a su negociado. Y parece que funciona.

La titular de la Junta es objetivo frecuente de campañitas de descrédito, difamación, persecución, insultos y otros latrocinios. Esta semana incluso se sentó en el banquillo por una cuestión sicalíptica de seguimientos y espionajes. Acudió al juzgado en persona, a dar la cara, pese a que podía haber declarado por escrito.

Con la misma mano dura con la que esta mujer de hierro controla la Junta hace lo propio con el partido. Se acaba de ver en el caso Cervera, ese oscuro embrollo sucedido junto a la vieja muralla de Pamplona. Esa firmeza despierta recelos y hasta aventa rumores sobre aspiraciones polítias varias. Comadreo habitual de los foros madrileños.

Mariano Rajoy le dedicó enormes lisonjas días atrás en Toledo con motivo de la interparlamentaria del partido. Vuelta al cuchicheo. Pero el presidente del PP es consciente y valora, que cuenta con, seguros, laboriosos hasta el estajanovismo, leales hasta el límite de lo razonable, como son Soraya Sáenz de Santamaría y la propia De Cospedal. No presume de ello, no se vanagloria de saber elegir a sus colaboradores (quizás porque es consciente Rajoy de que en su Gobierno hay varios casos de flojera institucional, torpeza intelectual y raquitismo profesional) pero con estas dos señoras al frente del gobierno y del partido los aciertos se multiplican y se reducen los errores.

Es joven De Cospedal tiene un aspecto físico muy adecuado y las cosas le están saliendo bien. De ahí su permanente aparición en todas las quinielas. Aunque, como diría Sancho, no es de las que dan en "volar al cielo sin alas". Pero de momento está enfrascada en fulminar todas las ínsulas Baratarias que esa pareja de dos formada por Bono y Barreda dejaronen CLM como rastro de su incalificable gestión. Toma Maná.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba