OPINIÓN

La "ñ" en Catalunya

Quizás fue por la ñ. Es posible que si Catalunya fuera Cataluña no tendríamos rufianes ni referéndums. Pero tienen su y, Como los indonesios. O los malayos.

La "ñ" en Catalunya.
La "ñ" en Catalunya. EFE

Tritignant habría sido mejor actor con ‘ñ’ pero no le dejaron. A los franceses les repatea la virguilia. ‘C’est pas posible’, le respondió un juez de la Bretaña al padre que quería inscribir a su hijo con el nombre de Fañch. “Sería romper la voluntad de nuestro Estado a mantener la unidad del país”. Se empieza con la ñ, por tanto, y se termina poniendo patas arriba a un Estado. Con esos detalles los franceses no tontean. En Cataluña no hay ñ. La sustituyeron por la ny. Luego llegaron Prat de la Riba, Companys, Pujol y Puigdemont.

A los nacionalistas catalanes, que parecen ser la mitad del censo, no les gusta España. Quizás por la ñ. El resto de sus argumentos son fabulaciones. Ni fueron una nación, ni un reino, ni tuvieron reyes, ni tuvieron guerra de independencia, ni España les roba, ni España persigue su lengua, ni España tan siquiera prohíbe sus castellers, extraño atavismo con niño.

Hasta el euskera tiene su ñ. Los vascos se desprendieron de la ch, que es más fea, y la sustituyeron por la tx, más recia

Hasta el euskera tiene su ñ. Los vascos se desprendieron de la ch, que es más fea, y la sustituyeron por la tx, más recia. Algunos gramáticos de la txapela sugirieron suprimir la ñ y mutarla por la ‘in’ que en euskera suena igual. Pero no cuajó. Por eso tienen su Iruña (que al parecer es Pamplona), sus Iñakis, sus Garbiñes. Y no les pasa nada. Gente somera y pragmática, los vascos se abroncan más por un pacto fiscal que por una ñ. Pujol, en su momento, lo desechó, el cupo, y para justificar la cagada tuvieron que inventarse las ‘balanzas fiscales’, artimaña que airean los independentistas para demostrar que “40 millones de euros salen cada día desde Barcelona a España”. Josep Borrell les pulverizó el argumento en brillante exhibición ante un estupefacto Oriol Junqueras, responsable económico de la Generalitat que no serviría ni para contable de colmado.

Además  de tener aversión por la ñ, los franceses también abominan de aquellos que queman su bandera

Además  de tener aversión por la ñ, los franceses también abominan de aquellos que queman su bandera. Unos encapuchados de todo a cien le pegaron fuego a la enseña gala en la Diada. Su cónsul, enormemente ofendido, exigió ‘la disolución inmediata’ de Arran, el grupo de revoltosos mequetrefes que perpetró el incendio. “Esto ni lo aceptamos en Francia ni lo aceptamos aquí”, dijo. Pues aquí, se acepta. Quemar la bandera de España, o fotos del Rey, o pitar el himno, es entretenimiento habitual entre la escandalosa tribu.

Quizás fue por la ñ. Es posible que si Catalunya fuera Cataluña no tendríamos rufianes ni referéndums. Pero tienen su y, Como los indonesios. O los malayos. Y un referéndum en puertas, para irse. Y no tienen enfrente, a lo que se ve, un Estado firme, serio, que no permita juguetear con la ñ. De ser así, quizás España, también allí, seguiría con su ñ.

_

EL VARÓMETRO. Desde que pasó por la fiscalía, han borrado a Trapero del frontispicio de los héroes catalanes. // “Católico, apostólico y románico”, calificó una diputada de la oposición a José Antonio Sánchez, jefe de la tele ‘pública’. // Pablo Iglesias ha vivido su semana marqués de Griñón. // El próximo en caer parece Gallardón. // Juan Rosell, ese rostro estúpido y abundante: “Hay espacios en Cataluña entre la sumisión y la independencia”. No debería haberlo para él en la presidencia de la CEOE. Están tardando. //


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba