A contratiempo

Albert Rivera no es el capitán Trueno

Ciudadanos ha debutado con picadores fuera del ámbito catalán. Ha sido en el Parlamento de Andalucía, donde el equipo de Susana Díaz perpetró una cacicada sin precedentes cuyos ecos resonarán durante mucho tiempo por  las orillas del Guadalquivir. La mesa de la Cámara andaluza quedó conformada de manera tan arbitraria que produce bochorno. El PP, con 33 diputados logró la misma representación que IU con tan sólo 5. Un exceso, una burla a la representación democrática. Ningún grupo de la oposición, salvo el PP, naturalmente, alzó la voz frente a semejante atraco. Todos calladitos, como cómplices o corderos. En la Andalucía de los atracos institucionales, del saqueo de lo público, del descarnado robo del dinero de los parados, acababa de empezar una nueva etapa y todo, lamentablemente, parece que va a ser lo mismo.

Ningún grupo de la oposición, salvo el PP, naturalmente, alzó la voz frente a semejante atraco

El peculiar presidente

Tampoco se escuchó reproche alguno desde los representantes de la nueva oposición, hacia la figura del recién nombrado presidente del Hemiciclo, el veterano socialista cordobés Juan Pablo Durán, multado por el Banco de España por su actuación en Cajasur, amén de haberse hecho famoso en las redes por su frase de que "la derecha sólo sabe matar". Ni mú. Que Podemos e IU callaran, pase. Pero, ¿Ciudadanos? ¿Dónde estaba su espada flamígera en defensa de la Justicia? ¿Ciudadanos ya es un partido más y no ese movimiento de regeneración decidido a lanzarse al cuello de cuanta tropelía apareciera en el horizonte?

En la elección de la mesa, con un PSOE imponiendo arbitrariamente su criterio, saltándose olímpicamente el propio reglamento del Parlamento, Ciudadanos votó en blanco, como Podemos e IU. Miró hacia otro lado cuando, a dos palmos de sus narices, se perpetraba la ignominia. Vaya sorpresa. Se pensaba que el partido de Albert Rivera había llegado a la cosa pública para luchar contra todo tipo de abuso de poder.

El latrocinio de los Pujol

En Cataluña siempre lo ha hecho, y en condiciones heroicas, contra el asfixiante nacionalismo y contra el latrocinio de los Pujol. Pero fuera de su ámbito, en su primera actuación allende del Ebro, Ciudadanos ha mostrado una faz bien distinta. Casi desconocida. Rivera no es el capitán Trueno. Ni tiene que serlo. Lidera un partido que busca, fundamentalmente, arrebatarle cuotas de poder al PP. Para eso ha saltado de su territorio y en ello está. Los pipiolos de Génova, ofuscados ahora por el terremoto Rato, no se habían percibido de ello. Veían en Ciudadanos un partido amable, con el que se puede dialogar, con el que tendrá que dialogar y con el que, finalmente, se verán abocados a pactar. Normal. En lo que se equivoca es en pensar que Ciudadanos va a ser un aliado, esa especie de hermano pequeño al que se le manda a los recados o a pasear al perro. Pues no.

La barrabasada perpetrada en la mesa de la Cámara andaluza es el primer mensaje de que Ciudadanos va en serio. Ni una concesión ni una broma para con aquéllos a los que pretende desplazar del espectro político del centro derecha. Cierto que en sus planteamientos primigenios, allá por 2006, los 'padres fundadores' del partido se empeñaban en recordar el perfil 'socialdemócrata' de su movimiento. Eso ya ha cambiado. Rivera quiere defenestrar a Rajoy para ocupar su espectro político. En Andalucía ha dado el primer paso. Vendrán muchos más.

---------------

EL VARÓMETRO.- Contra viento y marea, Cifuentes y Aguirre no desmayan en su campaña. // Don Juan Carlos, en su línea de alegre jubilado, se desplazó hasta el desierto de Shakir, en Bárein, para seguir de cerca las cabriolas de Fernando Alonso y demás españoles mártires de la Fórmula 1. El rey emérito anda mal pero se mueve bien. // Además de Montoro y Elvira Rdríguez (ministro y jefa de la CNMV, respectivamente), se recuerda ahora que Pablo Isla, cabeza ejecutiva de Inditex, también fue un ratista de la primera hora. // Monago es un peronista extremeño. Entre el rap hortera y el cheque a las mujeres de la Guerra Civil. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba