OPINIÓN

La Carme de Espanya

Ahí sigue Carme Forcadell, ‘la tieta de la independencia’, españolaza ferviente, vitoreada y jaleada de nuevo por las febriles masas de independentistas.

La Carme de Espanya.
La Carme de Espanya. EFE

Jordi Pujol recibió en su día el título  de ‘Español del año’. También fue objeto de igual reconocimiento, años después, Federico Mayor Zaragoza, el abuelo de la Plaza de Mayo. Ya no entrega ABC ese galardón al que Carme Forcadell sería candidata perfecta. Su defensa de nuestro país, de nuestra Constitución y hasta del 155, que dulcemente aplica estas semanas el Gobierno Rajoy, le habrían hecho merecedora a la distinción de “Espanyola del año”.

Forcadell ha sido durante décadas una audaz infiltrada en las huestes del independentismo

Forcadell ha sido durante décadas una audaz infiltrada en las huestes del independentismo. Poniendo en riesgo su integridad no sólo profesional sino personal, Forcadell consiguió adentrarse en el sector más fanatizado y cerril del secesionismo, desde donde logró, no sólo trabajar esforzadamente en pro de España, sino que llevó a cabo su insondable misión sin levantar sospechas ni provocar recelos entre sus desmesurados camaradas. A buen seguro que en el CNI consideran su labor como una enorme proeza digna de alguna medalla.

Su trayectoria de activista unitaria arrancó muy joven, tras conseguir el título de profesora de instituto. Se coló en TVE-Sant Cugat, donde tanta agitación tiene su asiento. “Giravolt” se llamaba el programa en el que dio sus primeros pasos, que le condujeron luego a la ‘Plataforma por la lengua’, embrión del nacionalismo pujolista desde el que se pretendía crear la patria catalana. Afiliada ya a ERC, disfraz imprescindible para despejar suspicacias, se erigió raudamente en coordinadora de la campaña de normalización lingüística, aparato de adoctrinamiento que tan virtuosamente describió Juan Marsé en ‘El amante bilingüe’. La lengua, el ‘pal de paller’, el hecho diferencial,  norte y guía sobre el que sustentar el nacimiento de una nación.

Desafiando todo riesgo, se afilió a Omnium Cultural y a la ANC, vivero de agitadores que, en tiempos de Artur Mas, se convertirían en la fiel infantería de la sublevación

Su carrera prosiguió por un sendero ascendente en el adoquinado biotopo del independentismo. Desafiando todo riesgo, se afilió a Omnium Cultural y a la ANC, vivero de agitadores que, en tiempos de Artur Mas, se convertirían en la fiel infantería de la sublevación. Tan astuto fue su comportamiento, que incluso fue catapultada a la presidencia de la ANC. Cierto que el nivel intelectual de la militancia de esta pandilla era más bien pedestre. Forcadell alcanzó la cima merced a su afanosa entrega que le condujo, finalmente, al sillón de la presidencia del ‘Parlament’, momento cumbre de su procelosa escalada en el Tagament del separatismo.

Lo consiguió. Tuvo que humillar la cerviz, promover manifestaciones populares inconcebibles, incurrir en declaraciones incendiarias, convencer a personajes de superlativa estulticia, cultivar un perfil entre agrio y ácido, hasta  asumir el papel de pobrecita ‘tieta’ mártir de la causa. Incluso entró unas horas en prisión. Un ‘bed and breakfast” entre rejas.

“¡Viva la Constitución!, ¡viva el 155!”, clamó a voz en grito ante el magistrado, en presencia de sus compañeros de Mesa en la Cámara

Este jueves, en su comparecencia en el Supremo ante el juez Pablo Llarena, lanzó por fin un suspiro de alivio. Se había logrado el objetivo. Medio ‘Govern’ estaba ya en chirona y el más necio de los presidentes se había dado a la fuga. Fue entonces cuando Forcadell se despojó de su disfraz de insurrecta y se mostró como la gran patriota que siempre fue, una muchacha tímida y recelosa, hija de camionero, criada en una familia muy humilde pero de ideas firmes y de convicciones insobornables. “¡Viva la Constitución!, ¡viva el 155!”, clamó a voz en grito ante el magistrado, en presencia de sus compañeros de Mesa en la Cámara. El auditorio se quedó petrificado. “¿Es Forcadell quien dice eso?”, se preguntaban los acusados entre susurros.

Quince días atrás, Forcadell, en un vibrante parlamento, había comparado el 155 con un golpe de Estado y pronunció su frase más afamada: “Ni un paso atrás, nunca”. Al fin pudo desvelar su gran secreto, tantos años oculto, tanto tiempo conspirando en silencio, tantos sustos, tantos contratiempos. “Viva la Constitución”.  A Puigdemont se le erizó el flequillo entre las brumas de Flandes. A Junqueras se le paralizó el belfo. A los Jordis se les cayeron los pendientes de tres en tres.

Tras unas breves horas en la cárcel, salió a la luz entre vítores y aplausos de las hornadas separatistas. Ni la escupieron ni la rechazaron

Tras unas breves horas en la cárcel, salió a la luz entre vítores y aplausos de las hornadas separatistas. Ni la escupieron ni la rechazaron. En la secta secesionista no hay lugar para traiciones. Sólo héroes. Reconocer que su más firme estandarte, que quien más combatió por la república catalana, que con quien más fe se manifestaba contra los “tribunales del Estado”, que con más furia clamaba contra la “represión de Madrid” hubiera salido rana no entraba en sus planes.

De modo que ahí sigue, ‘la tieta de la independencia’, españolaza ferviente, vitoreada y jaleada de nuevo por las febriles masas de independentistas, a los que se les ha hecho creer que Forcadell no es una aviesa defensora de Felipe VI y los repugnantes Borbones, sino que sigue siendo la brillante antorcha que les conducirá indefectiblemente a la victoria. Carme, això és una dona. Eso sí, española. Pero nadie es perfecto.

_

EL VARÓMETRO.- Junqueras sorprende. Es el único de los miembros del ‘Govern’ que usa las ropas de presidiario y, por inverosímil que parezca, se ha anotado al equipo de basket de la cárcel. //  Algo malo tendrá el trapillo si sólo le gusta a Pablo Iglesias. // Ejemplar Julio Alberto. Qué pocos apoyos está recibiendo. // Resulta que ni se parece a Albano, ni es Dante pero sí un poco Fachín. // Manuel Valls, secretario general del PSOE y Josep Borrell, del PSC. Así, sí.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba