5 estrellas

La princesa Letizia está perdida.

El asunto no tendría mayor importancia si uno de los protagonistas del momento hubiera mantenido un perfil bajo en medio del peor de los momentos de la Corona. "No se sabe qué pasa entre el Príncipe y la Princesa, pero algo hay. Algo no del todo confesable, intuido a partir de algunas actitudes atravesadas".

Carmen Rigalt en El Mundo reconoce que el asunto hace las delicias de los periodistas, que bien pudieran haber tomado la tortilla por otro lado y deshacerse en alabanzas a la princesa. "¿Dónde está Letizia? De puro recurrente, la pregunta se ha convertido en una muletilla. (...) pero días atrás recobró actualidad al desaparecer la Princesa de Asturias en compañía de sus hijas (a ella la apodan «no sin mis hijas») a bordo de un avión con destino Zúrich, donde fue engullida por otro avión y luego difuminada completamente gracias a los servicios de inteligencia. Rigalt se declara "letizista" en el pasado, pero desmonta el argumento de la heredera sobre su pretensión de hacer valer el derecho a vacaciones privadas. Concluye: "No se puede ir de vacaciones privadas con la pasta de todos los contribuyentes y, encima, haciéndonos la pedorreta"

Seguir la noticia...



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba