5 estrellas

27 de junio

El deporte es un buen antídoto para casi todo. Se lío parda ayer con una información que situaba a Urdangarín en un casino de Londres mientras la infanta Cristina reaparecía en un acto oficial de los que el ha sido excluido. El abogado lo desmintió, pero si escriben Urdangarín en Google verán que ahí sigue la noticia. Son inconvenientes de la era digital y las consecuencias del rechazo del tribunal de la UE al derecho al olvido y el borrado de datos erróneos. La cosa está en que tampoco hay certeza sobre qué es erróneo. Y si los encargados de aclararlo son los responsables de Hacienda, parece una tarea imposible. “Cinco casualidades para una sola Infanta” en el caso de los DNI. Demasiadas. España juega hoy al fútbol contra Italia.

1. El vergonzoso caso del submarino que no flota.

“Hay escándalos que revelan mucho acerca de la cultura de un país”, escribe Henry Kamen en El Mundo. No se refiere al fiasco en la Hacienda pública española y los bochornosos errores con los DNI de la familia real -deberíamos plantearnos también si cambiar la nomenclatura-. Hace referencia al caso del submarino “Isaac Peral” al que un error de 100 toneladas de peso impide navegar. “No ocurre todos los días que un arma militar se anuncia ante el mundo como una obra maestra de innovación científica, y después se va a pique”, advierte. Se pregunta por qué se dedica España a hacer submarinos y explica que con ello “se iba a probar al mundo que la ciencia española era igual que la de cualquier otro país”.

Seguir la noticia…


2. Los cerebros fugados ya no son de España.

“Lo malo de la edad es que uno va perdiendo la inocencia y se va haciendo escéptico”. Qué razón tiene Purificación López, directora de investigación del CNRS (Centre National de la Recherche Scientifique) en Francia, sorprendida porque las instituciones de la ciencia en España se preocupen ahora por ella. Y como está enfadada escribe: “La investigación que yo hago es internacional, pero si tuviera que ser de alguien, sería francesa y europea, pues son instituciones francesas y europeas, pero no españolas, quienes la hacen posible. La ciencia que hacemos los cerebros fugados ya no pertenece a España. Si España quiere enorgullecerse de su ciencia, que la financie”.

Seguir la noticia…


3. Europa, al contraataque.

“Ha vuelto a suceder. Una violación más del derecho básico a la privacidad. Otro escándalo público. Otro golpe a la confianza de los ciudadanos en la seguridad de sus datos personales”, escribe Viviane Reding, comisaria de Justicia y vicepresidenta de la UE. De nuevo, el ministro de Hacienda nos viene a la cabeza. Se trata, sin embargo, del sistema PRISM, que permite a las agencias de seguridad de Estados Unidos acceder a datos personales de los ciudadanos de la UE. Es normal que a la comisaria europea le preocupe. En El País advierte del riesgo de que los ciudadanos crean que sus datos se usan a sus espaldas,  “pues además de minar la confianza de los ciudadanos en el Estado de derecho, menoscaba el crecimiento económico, ya que amplios sectores de nuestra economía dependen de que los ciudadanos faciliten sus datos a las empresas”.

Seguir la noticia…


4. Empresas colaboracionistas.

Colaboracionista es aquel que presta ayuda a un régimen político que la mayoría de los ciudadanos considera antipatriótico. ¿Es más o menos patriótico un gobierno democrático que espía a sus ciudadanos en aras de la seguridad? Snowden ha abierto en canal la esencia misma de la democracia y el papel de los Estados. Pablo Bejerano (@pablogbej) no va tan lejos, pero cuenta en eldiario.es que “la mayor parte del espionaje de las redes se hace con la tecnología de unas pocas empresas. Entre los que venden su tecnología de vigilancia hay nombres conocidos, como Nokia Siemens Networks, ZTE, Huawei o Ericsson”.

Seguir la noticia…


5. El extraño caso del DNI de la Infanta.

“No sé dónde puede estar el error en el famoso DNI de la Infanta”, advierte Ignacio Gomá (@Admin3) en un artículo que explica al detalle el trabajo de los notarios y registradores y su relación con Hacienda. Con su experiencia, conocimiento y dedicación acumulada escribe: “no puedo decir si los notarios o registradores se han equivocado en todos, en alguno o en ninguno de los casos, pero es extraño que no se haya descubierto en tantos años. Y sinceramente da qué pensar que con los DNI plebeyos salten todo tipo de alarmas y se disparen “paralelas” y en otros más regios tengan que pasar ocho años y una metedura de pata de calibre superior para que nos enteremos”.

Seguir la noticia…


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba