5 estrellas

Mi cena con el superespía.

Jennifer Granick, directora del área de derechos civiles del Centro Stanford para la Sociedad de la Información e Internet, relata en Forbes su encuentro con el director de la NSA, Keith Alexander, el hombre que vigila las comunicaciones de medio mundo -según lo descubierto hasta ahora- o del mundo entero, teniendo en cuenta que según Der Spiegel también espiaban las conversaciones en la sede de Naciones Unidas.

“No tengo ninguna duda de que el general Alexander ama a su país tanto como yo o que su principal motivación es la de proteger a nuestra nación de los ataques terroristas”, escribe Granick. “Puede ser que nuestras profundas diferencias surgen de un desacuerdo fundamental sobre la naturaleza humana. Creo que el general Alexander cree que la historia la hacen los grandes personajes en pie contra el mal”.

Seguir la noticia...



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba