5 estrellas

El Prestige se hundió porque quiso.

"Bienvenidos a la prehistoria de la injusticia ambiental”, escribe Manuel Rivas en El País sobre la sentencia del desastre del Prestige. Interpretaciones habrá tantas como escribanos, tertulianos y ciudadanos. Lo cierto es que la sentencia llega ¡11 años! después de la catástrofe. “Una sentencia propia de la Edad de los Combustibles Fósiles. Un fósil, en sí misma”, escribe Rivas.

Seguir la noticia…



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba