5 estrellas

Países sumergentes.

El mundo asiste a un fenómeno de convergencia acelerada. Mientras los países que considerábamos rico, los más desarrollados, se sumergen, las naciones emergentes se alzan como nuevos referentes ya no sólo económicos sino, sobre todo, políticos. La efervescencia con que afrontan el futuro nada tiene que ver con el pesimismo galopante que sufrimos, por ejemplo, en España, y no pocas zonas de la vieja Europa. escribe Javier Santiso en El País que “las fronteras entre las categorías países emergentes y países OCDE se han borrado”.

Santiso, que es es profesor de ESADE Business School y autor de Banking on Democracy”, explica que “mientras los emergentes se gradúan —con grados de inversión y desacoples entre ciclos políticos y ciclos financieros—, EE EUU y Europa experimentan el movimiento contrario —rebajas de ratings y pérdidas de la calificación triple A, movimientos abruptos en las primas de riesgo y en las Bolsas, todo ello en función de las incertidumbres amplificadas por la política.

Seguir la noticia...



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba