5 estrellas

Medio siglo después de buen periodismo.

Jesús de la Serna, periodista, hijo de periodista y nieto de escritora, no seguirá ejerciendo como hizo siempre. Juan Luis Cebrián lo retrata en El País y describe su relación.  “Dedicó toda su vida a la prensa. Puede decirse que no tuvo otro mundo que el universo global de los periódicos”.

Cebrián dibuja un líder: “Tenía las condiciones necesarias del líder. Sabía delegar; escuchaba más y mejor que nadie; valoraba también el silencio, en cuyo manejo era todo un artista; y diluía sus ambiciones personales en la dinámica de los equipos que dirigía”. Termina insistiendo en la necesaria soledad del capitán del barco. Se debe referir al del Titanic, que cometió errores muy graves y el peor, dejar que muriera parte de la tripulación.

Seguir la noticia...



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba